Pseudoescepticismo social:

Social Skepticism is a sponsored activist movement which functions as an integral part of the socially engineered mechanisms attempting to dominate human thought, health, welfare and education. This domination serving as means to an end, towards subjection of all mankind’s value to mandated totalitarian institutions. Institutions which avert legal exposure by abusing skepticism to serve their goals. Ends formulated by a social elite; however, which stand threatened by innate elements of mankind’s being and background.
Quote from the Ethical Skeptic.

martes, 9 de agosto de 2016

Isidoro Matinéz Velez II: el Dalas Review del pseudoescepticismo

La semana pasada me entretuve con Isidoro Martínez Velez, también conocido como "que mal puede hacer" en sus dos versiones, català y español. Como bien se sabe, Isidoro es "empleado" de Círculo Escéptico y gasta sospechosamente la mayor parte de su tiempo en twitter denunciando todo lo que huela a pseudociencia. Como es tradición entre los pseudoescépticos, meten todo en el mismo saco, por ejemplo, si un rectángulo y un rombo se asemejan con un cuadrado deben encajar sea como sea. Si ustedes observan su blog y su actividad se encontraran con que la mayor parte de su contenido es de la homeopatía. La mejor explicación que cualquier dibulgador zientifiko podría sugerir es resaltar la preocupación por el bienestar de la ciencia y las personas contra las estafas. 

Entre la maraña de desinformación que podremos encontrar en el blog de qmph son el uso de la sofisteria barata que ya abordaremos en su momento. Pero antes quiero hacer una querida parada, si os apetece, de la máxima defensa del personaje estrella del mes, sí, Isidoro, por supuesto. Como ya os he contado, la homeopatía puede o no funcionar dependiendo de distintos factores, lo cual no es sencillo de responder y no depende de lo que digan grupos de presión pseudoescépticos. Lo que es inaudito es encontrar panfletos que se presumen de escepticismo, pensamiento crítico y rigor, pero que en una somera mirada se puede observar que cojean por donde quiera. 

Hay una revista llamada Principia, bastante promocionada por los pseudoescépticos en twitter. En la misma aparece Mr. Isidoro como colaborador y autodescrito multimañoso que, como iluminado, en el 2013, y de repente, se auto denominó divulgador de la ciencia porque le pareció que usar un teclado y escribir un párrafo o dos puede escribir algo argumentado. Según su perfil,

"Multimañoso informático de Jumilla (Murcia) que descubrió en 2013 que podía escribir artículos para Internet, y cuyo escepticismo le llevó a crear «¿Qué mal puede hacer?» en enero de 2014 para combatir las pseudociencias mostrando los daños que produce y facilitando herramientas para prevenirla. Ganó por ello el premio Bitácoras 2014 como mejor blog en la categoría de Acción Social. Aficionado a la ciencia ficción, al cine y al football americano, su principal hobby es la retroinformática (es fan del Sinclair Spectrum)."


Como ya sabéis, el premio Bitácoras que obtuvo fue a base de un fraude. Bitácoras no se ha posicionado y ha callado a más de 3 años el escándalo. Sin embargo, y volviendo a lo de la revista Principia, hay un texto que me parece pertinente y es parte de una serie escrita por el mismo Isidoro, se llama "Multiversos de pseudociencias", como no debía faltar la homeopatía hace su aparición. El texto dice que la homeopatía no puede funcionar en nuestro universo porque contradice todas las leyes físicas y químicas conocidas. La verdad es que confieso que el texto es de lo más estúpido que he leído en los blogs pseudoescépticos, no lo digo únicamente porque me de la gana, lo hago con conocimiento de causa. Sugiero al lector que lo lea detenidamente, ya veremos que la mayoría de las referencias de Isidoro están sacadas de contexto. ¡Empecemos!

Analizar no es tan sencillo como parece
Varias de las cosas que los pseudoescépticos hacen consiste en crear refutaciones McDonalds, ¿qué quiero decir con esto? Se trata de falsas refutaciones que se basan en usar recursos semánticos plagados de falacias o de transformar las conclusiones neutrales -ni negativas ni positivas- en negativas, o en su defecto usar anécdotas como evidencia de una afirmación. Por ejemplo, Isidoro comienza con una sentencia que parece lapidaria para el que no tiene experiencia en las sectas pseudoescépticas, persuade y parece anuncio de televisión,
"Algunas afirmaciones nos pueden parecer atractivas, fáciles, sencillas pero si no se pueden demostrar son completamente inservibles. Hay que dudar de ellas, analizarlas con detenimiento y si lo merecen descartarlas. ¿Será ese es el caso de la homeopatía?"
Esta es la introducción en la que se comienza con una pregunta auto respondida, si ya de antemano define la homeopatía como pseudociencia, ¿para qué diablos pregunta si la homeopatía tiene afirmaciones que merecen descartarse? En periodismo existe la Ley de los titulares de Betteridge que reza así: "cualquier titular periodístico estructurado en forma de pregunta puede ser respondido con un "NO"". Por supuesto, esta pseudo ley se refiere a titulares, aunque es posible aplicarla en los casos de textos pseudoescépticos que ya tienen una respuesta antes del desarrollo del tema a discutir. A continuación pasaré a realizar el análisis de los supuestos argumentos de Isidoro. 

Plagia, ¡y que nadie te vea!
Isidoro comienza con la siguiente perla: 

"El principio de similitud (lo similar cura lo similar) no tiene sustento ni teórico ni experimental. En nuestro universo hemos desarrollado las vacunas utilizando partes de los agentes que provocan la enfermedad, pero se trata siempre de agentes infecciosos que desencadenan una respuesta inmune y tienen carácter preventivo. No hay prueba alguna de que exista una “energía trascendente” y menos aún de que se produzca un desequilibrio de la misma."

No sé ustedes pero el párrafo me suena muy familiar. Efectivamente, se trata de una copia pega de un párrafo de un blog en el cual vemos lo siguiente, subrayo las similitudes para el que desee reírse un poco.

El principio de similitud carece de base teórica y experimental. El principio de “lo similar cura lo similar” no tiene base alguna, ni se explica de ninguna manera como lo hace. ¿Un esquince se cura golpeando la zona afectada?¿La diabetes se cura ingiriendo azúcar?. No hay ningún estudio que avale este principio de la homeopatía, ni justificación teórica alguna del mismo.

Lo importante no es tanto encontrar una oración plagiada, al final del día ambos sitios niegan la existencia de cualquier elemento que soporte el principio de similitud. Según Isidoro, la vacunación no es lo mismo que la similitud al carecer del aspecto terapéutico. El tontín no se ha enterado que ya existen vacunas terapéuticas. Y otra cosa más, me encontré otro texto bastante criticó hacia la homeopatía, pesa a todo se admite que,

Casi 40 años después de la muerte de Hahnemann, un famoso químico y microbiólogo de apellido Pasteur desarrolló la segunda generación de las inyecciones curativas. La relación entre el padre de la homeopatía y estos dos investigadores podría extenderse más allá de la simple relación de coexistencia. Se podría decir que, en términos burdos, el principio básico de las vacunas es el mismo que el de la homeopatía: que lo semejante cuide de lo semejantente.

Esto sólo refleja que ni entre los mismos críticos de la homeopatía tienen acuerdo en si el principio de similitud tiene relación con la vacunación. Isidoro lo niega, en el párrafo de arriba nos dicen lo contrario. Sea como sea, esto no resuelve el aspecto clave de si existe alguna evidencia o soporte teórico y experimental. Me fue sencillo encontrar una revisión de experimentos en biología molecular sobre cómo el principio de similitud puede ser aplicado en determinadas cepas de células murinas y de cómo esto podría explicar teóricamente la relación entre la experimentación de algunos síntomas análogos a la enfermedad. El trabajo publicado en un journal científico por los científicos holandeses Roeland Van Wijk y F. Wiegant da un soporte experimental y teórico que necesita ser trabajado(1). Entonces es falsa la suposición de que no exista alguna base teórica o experimental.  


La autoridad 
Los pseudoescépticos siempre se están quejando de que citar a una autoridad, aunque sea científica, es caer en la falacia de autoridad. Esto es cierto siempre y cuando sea irrelevante, detalle que se suelen saltar los buenos señores. Recomiendo leer un texto sobre cómo no abusar de acusar a otros de "falaz", desde mi punto de vista sirve como una crítica certera al pseudoescepticismo aunque no es nada nueva, ya este tipo de críticas habían sido apuntadas años antes. La pregunta debería ser, ¿por qué hasta recién ahora algunos simpatizantes del pseudoescepticismo se comienzan a dar cuenta? Tomemos un ejemplo con Isidoro, el cual nos cuenta,

"En nuestro universo, cuanto mayor sea la dilución del principio activo, menor presencia de las moléculas que nos curan, menor repercusión en el organismo y sus células y finalmente menor efectividad."

Según la estupidez de Isidoro, siempre que tengamos una menor cantidad de "principio activo" tendremos menor efecto, de una manera monótona y lineal. En su universo, el fenómeno de la hormesis no existe, y esto por supuesto es algo que su jefe de Isidoro, el abogado Fernando Frías Sánchez, director de Círculo Escéptico, declaró alguna vez como "disparate". No es broma, en Naukas, el blog por referencia del pseudoescepticismo en habla hispana podemos leer tonterías como la siguiente: 

"Y, en fin, después de hablarnos sobre la Ley vigente en Terapéutica de Arndt-Schulz
que no es una ley de verdad, sino una ocurrencia sin fundamento inventada por y para homeópatas" 
De nuevo vemos dos coincidencias: que Isidoro tomó la enseñanza de su mentor y que ambos se equivocan. Para el que no lo sabe aún, la ley de Arndt-Schulz es la antigua denominación del fenómeno de la hormesis. Este consiste en que hay algunos casos en que dosis más pequeñas son paradójicamente más activas en un sentido bioquímico, que dosis mayores(2). Y las curvas que describen este fenómeno no son lineales. Obviamente algunos pseudoescépticos dirán que la hormesis no sirve para la homeopatía, pero esto está actualmente en discusión.


Si me contradigo nadie se dará cuenta
El siguiente "argumento" del personaje estrella es el siguiente: 
"En la homeopatía se llega al diluir tanto el supuesto principio activo que es imposible hallar una sola molécula en el recipiente, por lo que es imposible que cure ninguna enfermedad. En palabras del Premio Nobel de Química en 1987 Jean-Marie Lehn, “¿Homeopatía? Basura. Sin molécula no hay efecto posible.”"
Nos dice que la homeopatía siempre son disoluciones en las que el "principio activo" se ha diluido hasta desaparecer. Pero si vamos a su blog podremos encontrar un antiguo texto de él mismo en el que admite que no siempre es así: 

"Y las diluciones, no de una gota de principio en un litro, no. Se valoran así: 1CH es un 1% del producto y 99% de agua (p.ej.) Lo normal es que, como poco, sean de 6CH, es decir, una dilución 1CH vuelta a diluir otras 5 veces más, con lo que la dilución es del 0,0000000001%, donde ya es difícil y casi improbable encontrar el principio. Son corrienteslas de 30CH"

Si no se han dado cuenta, Isidoro admite que existen diluciones 1 CH y 6CH, que en términos exclusivamente matemáticos nos indican que si se diluye algo no significa que no exista nada de "principio activo". ¿Cómo es que en un texto nos dice que la homeopatía es diluir hasta el infinito y en otra admite que lo normal es que al menos sean 6CH? Esto tiene una sencilla explicación y se debe a que Isidoro no sabe hacer operaciones matemáticas elementales. 

Ya también se darán cuenta de que Isidoro hace una pseudorefutación a la ley de dosis mínima usando como autoridad a un premio Nobel en química. Esto es tan ridículo como citar al Papa católico como defensa del creacionismo. Sería relevante si Jean Lehn hiciera una refutación basada en datos reales y no en el prejuicio de que no puede existir efecto "sin molécula", lo cual también es impreciso. Como ya os conte en análisis anteriores, hay algunas evidencias que están apuntando a que algunos homeopáticos pueden ejercer un efecto "sin molécula". Yo no veo que Lehn haya dicho nada acerca de estos experimentos, y dudo mucho que esté interesado. Para el que aún no lo sabe, Lehn ejerce como profesor en la Facultad de Química de Estrasburgo, es cofundador de la empresa en biotecnología NormOxys y trabajó en Merck. No es mi intención invalidar las contribución de este químico, sólo apuntar que usarlo como mera autoridad en un tema es ejercer la falacia de autoridad.

Si los audífonos bluetooth no tienen cable, no pueden transmitir sonido
Otra pseudorefutación común es la siguiente: 

"Hay algo que es cierto: no tiene efectos secundarios. Difícilmente pueden tenerlos si ni siquiera tiene efectos primarios."

Si la homeopatía no tiene ningún efecto secundario en super diluciones, que mejor, esto no es en sí mismo una refutación sobre la presencia o falta de eficacia -efectos primarios- y es irrelevante. 

Placebo everywhere
Lo más cansino del tema es que los pseudoescépticos siempre dicen que la homeopatía sólo se explica por el placebo aún en cualquier animal:

"Un argumento muy usado por la homeopatía es que sus beneficios no se deben al efecto placebo y que este está ausente en niños y animales. Sin embargo, el efecto placebo sí está científicamente demostrado tanto en adultos como en niños y animales."

¡Esperen un poco! Antes que nada, es verdad que algunos experimentos indican que puede haber un efecto placebo en bebés, gatos, ratones y perros. Pero esto no explica cómo es que algunas de esas hyper diluciones muestran efectos en plantas o en ensayos donde se ha comparado el placebo con la homeopatía al dar a los animales(3).

Cansino el cuñado
Si no habéis visto el calificativo de cuñado, significa cuando una persona se cree experta en un tema aún cuando no lo es. Este es el caso de Isidoro -aunque también de otros-,
"La homeopatía nunca ha demostrado tener más efectividad de la que pueda tener cualquier otro placebo. Y no será por intentos y recursos consumidos, pero es incapaz de medir bajo condiciones rigurosas lo que aseguran. En España en 2011 o Australia en 2014, se han emitido informes gubernamentales que advierten de su ineficacia."

Con que de nuevo plagiando, ¿eh? Pues sí, Isidoro se montó a la nave de los dibulgadores zientifikos y pasó a distorsionar las conclusiones del informe de España. Ya he demostrado que ese informe no puede ser usado ni a favor ni en contra porque además extraviaron de forma misteriosa cuatro ensayos y no se trata de una revisión de la literatura, eso, y que existe una crítica devastadora al informe. En cuanto al otro informe, el australiano será motivo de otro texto.  

Volviendo a plagiar
¿Otra vez? Que tipo tan cansino y mañoso. Leamos detenidamente la siguiente sentencia,

"Parte del efecto sanador de la homeopatía se debe a una propiedad del agua: la memoria (Benveniste et al. 1984)."
"En la actualidad, no existe ningún resultado que avale “la memoria del agua”Jaques Benveniste lanzó a finales de los años 80 unas supuestas pruebas experimentales que hablaban sobre ella. Fue publicado (con grandes reservas) en la revista Nature que pocas semanas después comprobó, al intentar reproducir el experimento, que no se repetían los resultados. Problemas metodológicos y sesgos propiciaron una conclusión errónea que terminó con el descrédito de Benveniste."

¿A quién quiere tomar el pelo? De nuevo lo ha plagiado de lacienciaysusdemonios:

La supuesta “memoria del agua” no está apoyada por ninguna evidencia lógica, experimental ni teórica. La “teoría” de que aunque no haya principio activo el agua recuerda de alguna manera haber estado en contacto con él (memoria del agua) no ha sido jamás comprobada experimentalmente. El único estudio publicado (el famoso caso del Dr. Benveniste) resultó ser un fraude. De hecho, si los efectos curativos del agua se potencian cuanto más diluido esté el principio activo, ¿por qué podemos elegir el principio activo que nosotros queremos que recuerde? Las misma moléculas de agua durante unos millones de años atrás han estado en contacto con cientos de sustancias, y si tenemos en cuenta las que sólo han entrado en contacto como trazas,  pueden ser cientos de millones.

Lo que en ambas citas vemos es que difunden que el único estudio publicado fue el de Jacques Benveniste. Pero existe otro problema y es el patético intento de Principia de no corregir los errores de Isidoro. Si vamos al del texto de Isidoro podremos observar como es que no sabe el año de publicación del trabajo de Benveniste, pone que fue publicado en 1984 (sic!). Esto ya es suficiente para descartar como fiable el "argumento" de Isidoro. Para los que aún no saben, el estudio fue publicado en 1988, un dato que podéis encontrar en la misma Wikipedia, aunque considero que el texto de Benveniste en aquella enciclopedia  esté bastante sesgado. En otras palabras, Isidoro quiere hacer creer que el único experimento publicado ha sido el de Benveniste, y lo hace mal. 

Non - sequitur
Vean el ejemplo,

"Para ejercer la homeopatía no son necesarios ningún tipo de estudios, título, ni acreditación y sin embargo juegan con la salud de las personas. En nuestro universo, cuando alguien tiene una dolencia y necesita un diagnóstico acuden a médico o especialista acreditado."

Podríamos preguntar qué tiene que ver el intrusismo profesional, el diagnóstico médico y el jugar con la salud de las personas, pero Isidoro no responde, se queda tan ancho pese a que sabe que hay médicos que son homeópatas. Si son titulados o colegiados de cualquier forma lo vemos llamándolos "estafadores". De la forma que sea, Isidoro tiene siempre un As bajo la manga para distorsionar sus propios pseudoargumentos. Y continua con algo parecido, 

"La homeopatía se vende sin receta (por su supuesta inocuidad) en farmacias demostrando que no es un medicamento y que por tanto no puede ser utilizado como tal. Además, su venta (como los caramelos o las cremas hidratantes) no se debe a que curen ninguna enfermedad, sino que es tan solo una garantía obligatoria para tener un registro y controlar su proceso de fabricación."

Según el personaje, como en algunos países se venden medicamentos sin receta entonces es una demostración de que no son medicamentos, ¡bravo! El que algo se venda sin receta no puede ser una demostración de que algo no es un medicamento, en todo caso constituye un problema en la regulación. Sin ser perfecta la regulación, no debe perderse de vista que Isidoro está copiando a su mentor Frías, pero como han analizado y desmontado en otro lado, Frías, pese a ser fungir como abogado se basa en una definición escueta y conveniente de la homeopatía, en verdad no tiene desperecido leerla. Eso, y que un compañero de Frías presentó una tesis de maestria con el plagio descarado, lo cual reduce la confiabilidad de Círculo Escéptico como representante científico y legal en asuntos gubernamentales. 

¿Gripe?
Otro trucaje barato es mencionar una parte y omitir otra, veamos el ejemplo: 

"Dado que a homeopatía no cura nada, tampoco hay ni una sola prueba de su efectividad en como método de prevención de nada (ni de un catarro), pese a la publicidad reiterada de la industria homeopática alegando sobre estos productos que pueden prevenir enfermedades (como la gripe)."

Es obvio que se refiere a un homeopático, y no quiero promocionarlo, que se vende por una multinacional. No disputo que ese producto(4) no demostró evidencia "suficiente" de prevención de la gripe, pero es extraño que Isidoro no mencione que existe cierta evidencia de la reducción de síntomas aún cuando no existe, que yo sepa, ningún medicamento ortodoxo que curé o prevenga la gripe. Una presentación que se presuma más o menos objetiva no debería perder estos detalles.

Negocio, negocio, todo es negocio
Otra de las obsesiones de los pseudoescépticos es discutir a nivel escueto su miedo a que sus patrocinadores pierdan algún pedazo del pastel,


"La homeopatía no es gratuita ni de dominio público: es un gran negocio. Dado que es agua embotellada, los costes de producción son muy baratos y generan amplios márgenes de beneficio para toda la cadena de distribución. El mayor fabricante a nivel mundial (Boiron) facturó 620 millones de Euros en 2013 con resultado neto de 80 millones de euros."

Yo me preguntó cuál es la relevancia de esto, más allá de que sea un indicador de un supuesto engaño. Boiron no es toda la homeopatía, es como si yo dijera que todos los transgénicos son Monsanto. 
Si te contradices, que nadie te vea
Otro de los puntos del buen Isidoro es su fatalismo, para todo quiere ver demonios. No digo que no los haya, pero Isidoro exajera. Por ejemplo,

"Además, los daños causados a personas que abandonan tratamientos médicos por el uso de productos homeopáticos se cuentan por cientos en todo el mundo. Pero el perjuicio no es solo de salud, ya que el gasto inútil en este tipo de productos se cifra en cientos de millones de euros anuales."
Como los pocos lectores que han seguido este blog saben, Isidoro montó su campaña, auspiciada por Círculo Escéptico, con el mote de ¿Qué mal puede hacer?, hasta alacrancito y toda la cosa le adorna. Según estos señores los testimonios no valen nada, exceptuando cuando son negativos. Esto es lo que hace Isidoro, usa testimonios y piensa que con esto ha demostrado que la homeopatía es lo peor, aunque la realidad es que la mayoría de casos que usa son deficientes o en su defecto impiden hacer una conclusión causal. También cabe recordar que uno de sus máximos exponentes, el ingeniero Tim Farley -de donde obtuvo la idea Isidoro- admitió que sus casos no pueden ser usados como evidencia de nada, algo que Isidoro se saltó por donde le dio la gana.  Pero es que hay otro caso nuevo que noté con Isidoro y que antes no consideré. Pone en la sección de referencias lo siguiente como apoyo de que la homeopatía es toda malvada: 


Afortunadamente consulté el caso en el cual se menciona una persona que falleció por la ingesta de unos comprimidos de Nux vomica y Rhus toxicodendron, no dicen la concentración, pero es muy probable que se tratase de imprengaciones a partir de diluciones que no "contradicen" la constante de Avogadro Aquí es donde pongo cara de WTF! y entonces, ¿en qué quedamos Isidoro? Según como vimos al principio, Isidoro dice que la homeopatía es diluir hasta que no quede nada, entonces si cita como apoyo el artículo de Medicina Clínica, automáticamente se contradice. Si toda la homeopatía es nada, ¿por qué Isidoro no se "suicida" con esos comprimidos? ¿a qué le teme si está tan seguro que la homeopatía es toda nada de nada? 

Otro detalle es que en el mismo caso los autores no están seguros de si eso fue la causa:

Aunque la confirmación de nuestro diagnóstico de pancreatitis aguda secundaria a fórmulas homeopáticas es imposible (requeriría la reaparición de la clínica al reintroducir la sustancia).

¿Cómo es que Isidoro no menciona esto? 

Falta de ética
Otra de las cosas de Isidoro es hacerse pasar por el justiciero, deontólogo, y bioeticista. El ejemplo,
"La desinformación sobre esta pseudociencia llega desde todas partes, incluidos medios de comunicación públicos. Algunos farmacéuticos explican abiertamente el motivo por el que venden homeopatía: si no la venden ellos la venderá otra farmacia que se llevará ese jugoso beneficio. El abandono de valores éticos y la falta de respeto a los códigos deontológicos de médicos y farmacéuticos son solo parte de este negocio pseudocientífico. Los estados como reguladores y vigilantes de la salud pública deben actuar no para prohibir, sino para informar sobre lo que es y lo que no es la homeopatía y las posibles consecuencias de creer en ella."

Si os fijamos, Isidoro no aporta nada relevante. Repite lo mismo y lo adorna con halo de estar más preocupado por si las ventas suben que por otra cosa. Y esto lo dicen en un estilo de "¡sí, que se prohiba para que las farmacéuticas ortodoxas no pierdan mercado!". Como el que no quiere, acaba por hacer un teatro barato.

¿Qué se puede concluir del pequeño personaje Isidoro? 

1. Que ha demostrado tener un escaso conocimiento tanto de la legislación como de la discusión científica y filosófica de la homeopatía.

2. Plagia constantemente,  incluyendo de sus propios pares pseudoescépticos

3. Acosa a otros y cuando pide debate bloquea en twitter o borra comentarios

4. Usa su escaso conocimiento en ciencias y en legislación para auto promocionarse o justificar su lobby contra la homeopatía

5. No demuestra tener capacidad de comprensión lectora.

6. Se contradice a raja tabla sin retractarse.

7. No demostró tener capacidad argumentativa.

8. Contrario a su auto-bombo, no presenta una actitud objetiva, racional o neutral. En todo caso presenta una actitud altamente sectaria, culto a la propia personalidad y un narcisismo en cuanto a creer que sabe mucho.

9. Incita a la violencia o la persecución judicial, pero cuando no tolera la crítica se hace pasar como la auto víctima de un complot contra su persona y su pequeña organización.

De nuevo, no hay evidencia de que el pseudoescepticismo sea una alternativa racional para la discusión ciencia vs pseudociencia, no es una alternativa eficaz para la implementación en los medios de comunicación o en el nivel del debate científico o académico. 

Referencias

  • [1] Wijk V, Wiegant F. Hum Exp Toxicology. (2010). 
[2] Dei A, Bernardini S. Tox and Applied Pharm. (2006).
[3] Zhongjinn P. Chinese Agr Sci Bull. (2009).
[4] Bellavite P, Fisher P, European Journal Int Med. (2013).










jueves, 4 de agosto de 2016

Isidoro Martínez Velez I: ya no le da risa.

La semana pasada me encontré en twitter a Isidoro Martínez Vélez. Si usted querido lector no sabe quién es, invito a que pases un buen rato leyendo sobre el fraude que le llevó a ganar un premio bitácoras o cuando usó su campaña llamada ¿Qué mal puede hacer? haciéndose pasar el muy chulo por un defensor del pueblo denunciando la homeopatía o lo que fuera con su pobre anecdotario. 

Volviendo al corral, Isidoro se puso como una esponja y comenzó a maldecir, soltar balbuceos y una sarta de quejas cuando algunos usuarios en twitter lo están denunciando por acoso. Si os quieres comprobar cómo el chiquito va de listo amenazando e insultando puedes ver su historial donde se la pasa acusando de fraude, sin demostrar, a todo lo que esté relacionado con la homeopatía. Cuando abrí mi blog a Isidoro le causaba gracia, o eso comentó





Retrato del personaje cuando está feliz.


En el momento en que destapé el escándalo de fraude de la Asociación para Proteger a Enfermos de las Terapias Pseudocientíficas (APETP) y cómo manipularon usando los medios de comunicación, al señor Isidoro ya no le causó gracia. En ese momento es cuando pedía mis datos para mandar una denuncia en forma de demanda legal, dice que "no es una amenaza" como el que no queriendo para que quitará el contenido "calumnioso" sobre el fraude. Y como se sabe, Isidoro es amigo de de los señores de APETP, que tienen como aliados a RedUNE, ARP-SAPC, Naukas, Xataka Ciencia, Hipertextual y Círculo Escéptico. 



A lo que pregunto. Si quiere diálogo, me pregunto por qué no señala las supuestas mentiras de mis textos si sabe que en mi blog no hay censura como en el suyo. Entonces supuse que quería dialogar en twitter, o eso pone en twitter.



Cuando le cuestionan, o eso dicen en su propaganda de una de los templos del sectario mayor, el opinador Mauricio Schwarz, que es conocido de Isidoro.




Isidoro pide dos cosas: diálogo y que no bloquea. Cuando voy a twitter me encontré con que en el primer día ya me había bloqueado.











Sus seguidores me podrían decir que puedo ir a su otra cuenta. Está bien Mauricio, puede que el señor Isidoro sea muy serio. ¡Intenta de nuevo!, me dije.  Voy, preguntó, cuestionó y me vuele a bloquear.





De cualquier forma, y aunque me tiene bloqueado, puede enviar mensajes. Las primeras veces me siguió amenazando con su demanda malvada. Pero antes de ponía muy Rambo amenazando de localizarme. Si es tan bueno, ¿por qué no lo hace?, me dije. Como no lo hizo pasó a segundo round y me pidió datos de dirección de hogar y el número del móvil. Eso sí que no, son cosas privadas, al parecer, y creo, planeaba poner alacrancitos en el techo a ver si uno me picaba. Nada. Llega el tercer Round y dice que ahora quiere sea un Juez el que me localice. Al notar que no cedo a sus amenazas comienza a hacer el crio berrinchudo y dice que le acosan. Como no le resulta, entonces pasa a insultar. Yo esperando el famoso debate pero Isidoro se pone como una cabra. 






Modo malo: ON




Galería de arte












Si no puedes solo, pide refuerzos
Llegan las tropas de solados desde varios frentes, todos van con chistes. Entonces aparece un señor que se dice llamar Israel Alanís, el señor triste, como fiel devoto del pseudoescepticismo llega a la carga con toda su sofisteria, un poeta que no hace nada más que burlarse de otros junto al deshonesto biólogo Alvaro Bayón Medrano. Para el que no lo sabe, estos personajes y otros a pesar de estar bastante grandecitos, hacen un juego llamado "Borregos illuminati" donde se divierten puntuando los comentarios que les parecen magufos, o a cualquiera que les cuestiones algo. Su concurso inicia por la opinión de un tal Brandolini. Ahí meten a todos en el mismo saco, y así con sus infantilismos dicen educar a las personas en el pensamiento crítico. Véase la hermosura de respuestas del tal Alanís: 






¿Qué suele pasar si a un pseudoescéptico le presentas "datos científicos"?

Bloquea: 




P.D. He sido gratamente postulado a los premios Brandollini. Al parecer ya no les hizo soltar la menor risotada que no lograran nada.





















viernes, 29 de julio de 2016

America Valenzuela, la otra pseudoperiodista.

Ya os he contado casos de pseudoescépticos que engañan, amenazan y unos pocos hacen devoción al terrorismo, todo mezclado en una espiral de charlatanería digna de contar para futuras generaciones. Otros, más en el mundo del espectáculo, gustan del sensacionlismo barato encubierto de "divulgación científica". Antes ya he analizado y desmontando al principal embacuador y principal pseudoperiodista e historiador, Luis Alfonso Gámez. Pero tiene su parte femenina y aluma, la química y pseudoperiodista America Valenzuela. Ésta es más popular que el primero, según Google Trends.



Valenzuela trabaja para RTVE España como "periodista científica" y es columnista de la revista Quo. Lo primero que extraña es que Gámez constantemente la menciona como una fuente fiable y veraz promovida en la sección Ciencia al cubo. Otra de sus mentoras es la matemática Clara Grima, que en otra parte hablaremos más del asunto. 

La rumoróloga que califica a otros de timo
En varias notas de prensa, Valenzuela es presentada como autoridad.


En la web Madriz,  se le ve expresando su magnífica prosa educativa (modo sarcástico, of course):

"Es fundamental para entender cómo funciona el mundo que nos rodea, para saber qué pasa contigo, cómo influyen los avances en tu vida cotidiana o tu salud. Y para defenderte de timos y falsas creencias como la homeopatía, el reiki o las flores de Bach. ...Hay gente muy flipada que puede terminar teniendo problemas, como aquellos que no siguen tratamientos para sus dolencias porque están tomando homeopatía. Eso es un peligro. El tema de la homeopatía pone de relieve la falta de dedicación de algunos médicos con los pacientes, el tomarse su tiempo para escucharles, investigar un poco sobre su vida personal… Un trato más cercano que va desapareciendo y que es necesario, sobre todo en grandes centros de salud"



"Por ejemplo la homeopatía es un timo a voces. No es más que placebo y solo funciona unos meses. Ahí hay una especie de limbo legal. No tiene que pasar los controles que pasan los medicamentos, no tienen que demostrar eficacia y se creó una figura legal para amparar este tipo de producto y que pudiera venderse en las farmacias. Mucha gente piensa que si se venden en las farmacias servirá y a lo mejor estás pagando una pasta por comerte azúcar o beber agua, por no hablar de los que mueren porque dejan su mediación. Yo por ejemplo he hecho dos suicidios homeopáticos. En uno me tomé 40 sedantes homeopáticos. Lo hicimos delante del Instituto Homeopático que está en Alonso Martínez y ahí toda la mañana tomando “pastis” y nada."

En infolibre se explaya argumentando que suicidarse con una tacada de "somníferos" homeopáticos es prueba de que la homeopatía no funciona porque no la sedaron al punto de caer desmayada, lo cual es tan tonto como creer que una tacada de homeopáticos hechos de arsénico ultradiluido deberían causar la muerte. Simplemente absurdo. Otra cosa que no puede pasar desapercibida es el truco de decir que la homeopatía sólo se basa en productos "delirantes":

"Los supuestos elementos curativos de estos productos son delirantes. Podéis tomar pastillas de luz de Saturno, polución, boa constrictor, Tyranosaurus rex, plumas de canario, agujero negro, canto de delfín, caspa humana, muro de Berlín o emanaciones de un televisor. La lista de componentes fantásticos es interminable"

Como os he mostrado, la base de todos los pseudoescépticos es tomar como ejemplo a un fabricante británico Helios Pharmacy, el único que vende ese tipo de remedios.  El otro, el canto de delfín aparece ofertado por una empresa que dice vender "frecuencias" del remedio. No entraré por ahora a indagar qué base tienen esos remedios porque no aparecen citados en los libros oficiales de la homeopatía como en los documentos del Consejo Central Europeo de HomeopatíaMe parece muy obtuso pensar que usar plantas, minerales o algunos animales sean "delirantes". Sobre el tema de si funciona, he mostrado que su mentor, Gámez, no es el más indicado para debatir sobre el tema por sus faltas a la ética y su pobre reputación en temas científicos. 


Pseudohistoria a la carta
Otra de los apuntes que he realizado es sobre la constante marca de falsa historicidad que los pseudoescépticos suelen hacer. Veamos a la propia Valenzuela:


"La homeopatía la inventó el alemán Samuel Hahnemann a principios del siglo XIX. De acuerdo con su teoría lo similar cura lo similar y por lo tanto se pueden eliminar síntomas usando cantidades diminutas de sustancias que producen un efecto parecido al que se quiere frenar. Según esta creencia, la potencia de la sustancia aumenta cuanto más diluida esté y agitándola con vigor. Su supuesto poder curativo llegará al enfermo a través de la memoria del agua. Y esto ni más ni menos es lo que venden las empresas que fabrican homeopatía: agua. O lactosa, azúcar y algún otro excipiente en el caso de que se presente el producto en forma de pastillas."

Como mostré la semana pasada todos los pseudoescépticos dicen, rezan y juran que la toda la homeopatía es "nada de nada". Pese a sus licenciaturas y doctorados, cuando los tienen, sufren de una fuerte disonancia cognoscitiva. Dicen que si un remedio contiene algo es que no es homeopático, es fitoterápico, o si lo tienen hacen el ridículo como hizo Gámez diciendo que miligramos son "nada de nada". 

Si no lo buscó, es que no está demostrado.
Si el circo de Valenzuela no le ha sido suficiente, se vive del cuento contando sus propia historia personal con base a lo dicho por Gámez. La similitud entre los discursos de ambos no debe dejarse de lado:

"Para que toméis perspectiva, una de las diluciones más utilizadas es la que los homeópatas llaman 30CH, que sería una esfera de agua de un diámetro de 150 millones de kilómetros (es decir, la distancia entre la Tierra y el Sol) con una molécula de alguna sustancia disuelta en ella. ¿Es o no es agua? Que ese agua se acuerde de algo y si lo hace, que sea de una molécula en concreto entre todos los compuestos con los que ha entrado en contacto es un supuesto aún por demostrar."

La estupidización de las ciencias consiste en usar el manual Gameziano, hacer que las cosas parezcan ridículas y cuando se hace el ridículo disimular que nada pasó.  Esta tontería de que hacer una 30CH requiere una esfera del diámetro de 150 millones de kilómetros sólo sería posible si no se hiciera una dilución en serie. Como no es el caso, resulta absurdo. 

Con relación al tema de la memoria del agua, hay un creciente numero de investigaciones realizadas siguiendo el "método científico". Algunos pseudoescépticos saben que existen pero callan y buscan que los propios investigadores no estén enterados de lo que pasa. 

Fearmonger profesional
Otra de las cosas básicas de los pseudoescépticos es que difunden miedo aunque digan combatirlo. Valenzuela pone:

"Lo que sí está demostrado es que el único efecto de la homeopatía es el placebo. Es decir, mejora el cuadro de síntomas por sugestión. Pero el efecto placebo es un espejismo. No cura. Solo logra que el enfermo se encuentre un poco mejor durante unos meses si la dolencia no es grave. Si es severa, como un cáncer, es fácil que muera por ausencia de un tratamiento efectivo."

¿Cuál es la evidencia? Hace unos meses el Consejo de Investigación Médica Nacional de Australia, publicó un informe donde concluye que la evidencia de que la homeopatía sea eficaz en condiciones de tratamiento y casos agudos es de baja calidad. La organización no dice que no exista evidencia, dice que es muy limitada. Pero los fearmongers profesionales buscaron distorsionar todo por el poderoso caballero Don dinero. 

Pero no todo es culpa de Valenzuela. Un análisis en el que se explica con lujo de detalle cómo es que el comité del gobierno australiano buscó dejar de lado las investigaciones que cumplían la calidad suficiente para ser consideradas evidencias de alta calidad. Una periodista responsable debe tener en cuenta buena cantidad de puntos de vista y no sesgar los resultados, algo que no cumple Valenzuela. 

No me gusta la competencia
Otra de las obsesiones de los pseudoescépticos es quitar y prohibir la homeopatía a como de lugar, sin importar los medios para lograr los fines. En este caso vemos a Valenzuela repetir lo siguiente: 

"La homeopatía vive en un limbo legal que solo favorece a la industria."
...

Hasta que el tiempo ponga a los timadores en su lugar, los farmacéuticos deberían advertir a los clientes de que los productos homeopáticos no tienen ninguna capacidad curativa. Los hay, con ética, que renuncian a venderlos para no contribuir más a esta ridícula farsa. Bravo por ellos."

Yo no puedo afirmar que toda la homeopatía sea cierta o cure, pero de ahí a decir que toda es una "farsa ridícula" o que los profesionales de la salud que la recetan sean "timadores" es muy, muy exagerado. Es suficiente con señalar que todo el discurso calcado lo sacó de su otro mentor, el abogado Fernando Frías Sánchez, una persona desatacada por su incompetencia en entender la legislación de la homeopatía y los fundamentos de ésta o por ser un cómplice de la calumnia y obtener jugosos dividendos por tener el control de la secta ARP-SAPC, que en un momento tuvo que relativamente "dividir". Creo necesario reproducir el siguiente párrafo de una web donde lo denuncian:

El supuesto abogado Fernando Frias, presidente del Círculo Escéptico, intenta emular los pingues beneficios económicos que su colega de ARP obtiene de los programas de TV, y poco después de la fundación del Circulo Escéptico le veíamos en su primera intervención televisiva. Lamentablemente, y según nos han confesado los responsables del programa  TNT, que Fernando Frias consideró el más adecuado para su presentación en sociedad,  el presidente del Círculo Escéptico no tenía las tablas del “artista Javier Armentia” y no se le abonaron los 500 euros, que cobraron los otros críticos de Belmez, tema central del programa, que si asistieron a plató. Frias tuvo que contentarse con grabar una tediosa y aburrida declaración en su propio despacho, que finalmente fue desechada, casi íntegramente, porque, según los responsables de TNT “su aburrido discurso no aportaba absolutamente nada propio”. Y encima querría cobrar… Por amortizar los gastos de enviar un cámara y un redactor a la comunidad valenciana, finalmente Tele5 emitió un fragmento (ver foto) del monólogo de Frias, que esta vez no consiguió ni el dinero, ni la propaganda para el CE que buscaba. Sin embargo continuará intentándolo, y pronto veremos a los miembros del nuevo grupo “pseudoescéptico”, segir los lucrativos pasos de Armentia y Ares de Blas. Ser “escéptico” ya es una profesión con futuro. 

Vamoh a conspirar
La nueva moda entre los pseudoescépticos es viajar a otros países y ver como se encuentra la homeopatía y otros sistemas terapéuticos. Nadie creería que Valenzuela es otra mercenaria encubierta. Reciente su viaje a México, donde para los que no sabéis la homeopatía está mucho más fuerte que en España, la mercenaria es mandada para "hacer entrevistas" a ver que puede sacar. ¿Cómo se quedarían las autoridades de ese país si se enteran de que los llama "timadores" y "asesinos" o de que es socia de una secta que se caracteriza por la calumnia profesional y el fraude? 




Añada usted que Valenzuela tiene otra tendencia muy común entre los pseudoescépticos, que es la defensa de que todos los animales, sin excepción, deben estar encerrados en zoológicos. Páginas varias existen, pero para no aburrir pongo el ejemplo de un pseudoescéptico el cual defiende que los animales no deben estar ya en la naturaleza, que para no sufrir más el mágico zoológico siempre garantiza que todos los animales son sanos y felices porque están alejados de la cadena alimenticia natural, lo cual, según, no repercute en la naturaleza. Es la defensa del transhumanismo ultra capitalista. Podría seguir señalando más similitudes como su constante defensa de los pharmaguys y los biotechguys al estilo José Miguel Mulet Salort, su otro mentor. 

Las personas tienen el derecho a exigir, sí evidencia de la homeopatía y criticarla con argumentos, pero también tienen el derecho para exigir contenidos de calidad con periodistas responsables, y no con mercenarios que se presentan como "neutrales" pero que son falsos representantes de la ciencia y el escepticismo. De nuevo, Valenzuela es un caso de que cuando los intereses comerciales, el sensacionalismo y el circo priman, surten como nuevos agentes de la pseudodivulgación no para difundir la cultura científica, sino para difundir lo que a las mafias pseudoescépticas más les interesa según quien les pague más. 

Si tienes dudas, pregunta a mi secretaria

Cuando cuestioné a Valenzuela, me manda con Gámez:


El Gámez que me bloqueó por cuestionar su santa palabra del papado pseudoescéptico: